“That’s me: I’m not that”

Bueno, hello! Aylén de El mundo de Aylu, me invitó a participar de esta linda iniciativa. Por lo que, acá estoy.
Let’s begin.

iniciativa

Como suelo hacer en el blog, (y uno de los motivos por los cuales escribo), voy a comentar sobre la timidez, la ansiedad, y/o ser introvertido, mas un poco de mi experiencia con este tema. Son invitados a sumarse, a preguntar (creo que a uno le hace muy bien hablar sobre esto, aunque suene contradictorio), a dejar su experiencia, a decirme dramática, a corregir mis errores de ortografía, etcétera.

“I had a feeling there was something wrong with me. I guess I was a mystery even to myself.”

 

En primer lugar, voy a tratar de hacer una descripción breve de cada punto. Esta parte tal vez es un poco aburrida y confusa, pero hay que aclarar que no son considerados sinónimos. Claro, depende de donde lo leas, pero la timidez y ser introvertido no es lo mismo que sufrir de ansiedad (social).

Quiero decir, la ansiedad ya es un tipo de trastorno acerca de la mirada y opinión del otro para con uno. Negativa, por supuesto, lo que hacés (explicado de una manera muy superficial) es suponer lo que el otro está pensando acerca de vos, te armás un preconcepto de vos mismo (desde la mirada de la otra persona) que suele definir o afectar tu manera de actuar, tus siguientes acciones y respuestas. Es decir, cuando estás en una exposición del colegio o de la facultad o en una misma conversación con alguien que acabás de conocer y sentís que te estás poniendo rojo y, a continuación empezás a ponerte (más) nervioso, (entiendase como transpirar, temblar, tartamudear un poco, evitar los ojos de la otra persona, etc) no es necesariamente consecuencia de esta situación y de tus cachetes rojos, es debido a que surgió un pensamiento automático en tu cabeza, algo que sucede en un instante y ni siquiera te das cuenta de ello, que te provoca malestar (obviamente), y que puede ser leve o terrible, puede ocurrir en una charla con el amigo de un amigo o en un anfiteatro cuando estás dando (o por dar) una exposición en la facultad. Sea como sea, la pasás muy mal, terminás muy frustrado e incluso, agotado.
La ansiedad tiene que ver con la interpretación que hacés de cierto acontecimiento, como conocer a alguien nuevo, en general es un pensamiento distorsionado o exagerado, pero que obviamente te afecta, te duele, debido a que vivís las consecuencias de ello.

En segundo lugar, la timidez suele describírsela como un tipo leve de ansiedad o fobia social. Al tímido le cuesta socializar, no con distorsiones y síntomas tan ‘grandes’ como sí puede ocurrir en una persona que ya sufre de ansiedad social. Pero los tiene, se siente incómodo.

En tercer lugar, la persona que es introvertida elige serlo, por decirlo así, no les gusta los lugares con mucha gente o reuniones con grupos grandes de personas, o si está en ellos prefiere estar callado, son más reservados. Pero no necesariamente tímidos, no están tan pendientes de la mirada del otro, no afecta tanto en su comportamiento. El ansioso sí y, por lo tanto, el tímido también.

Ahora, en la práctica, en el hacer (y ser) social, todo esto se va a la mierda y se hace un solo bollo que no lográs separar. Al menos desde aquel que lo está viviendo. No puedo hablar en nombre de una persona que no lo padezca. (Tampoco en una que sí lo haga, todos lo sentimos distinto, pero puedo encontrar algún punto en común)

Si me preguntaran, creo que sufro de timidez (con roces a la ansiedad), pero no sé si me definiria como alguien que está pendiente de la opinión del otro todo el tiempo (es decir, todos lo estamos en cierto punto, pero me refiero a que lo sienta como algo constante, o consciente, si quieren). Las definiciones nunca son tan rígidas o puntuales. Mucho tiene que ver con la situación, con el ambiente, con la persona (o personas) con la cual estás interactuando, con cómo vos estás en ese momento.
Entonces no siempre lo vas a vivir de la misma manera, no se va a repetir igual, depende del grado y tipo de exposición en la que estés y, justamente, el tipo de exposición que a vos te afecte.

Y si me lo preguntaran, no sé si alguna vez se va a ir. No sé si hay algun tipo de “solución” o algo así como: “5 pasos para dejar de ser tímido” (eh, me interesaria saber que pondrían en eso), pero sí creo que es algo con lo que se convive y que, si lo conversás (con tus amistades, con un psicólogo, con cualquiera que te lo pregunte, incluso con el gil que te hace el típico comentario burlón “ay, que calladita que sos” y vos tipo: “y si, boludo”) y/o tenés algún medio por el cual expresarte o hacer lo que te gusta, lo vas a aprender a manejar. Un poco. Mucho. Nada. De a poquito. Todo un círculo que se repite.

No tengo las respuestas.
Vas (vamos) a aprender a manejarlo a los golpes, vas a aprender a aceptarlo, a encontrarle sus ventajas, vas a aprender a gustarte, vas a aprender a que no te importe (tanto), yo no siempre lo consigo y ya estoy muy lejos de los 11 años, de los 13, de los 15, de los 17. El punto es que no permitas que el miedo al “que dirán”, te paralice. El miedo a lo nuevo, a aquello que no te garantiza algo seguro, certero.

No sé las respuestas. Creo que ese es el punto de la entrada.
No sé si alguna vez se va a ir, a pesar de ir al psicólogo y tratar de entender qué es lo que pasa en mi cabeza en esas situaciones de exposición que me generan ansiedad, no creo que alguna vez vaya a parar. No creo que de pronto sea otra persona, post timidez, post ansiedad, post notengoideacomorelacionarmeconlagenteyavecesesmuyfrustrante.
No quiero serlo.
Ese es el punto:

“Not that smart. Not that hot. Not that nice. Not that funny.

That’s me: I’m not that.

En ocasiones me entristece no ser una chica espontánea, no ser una chica más graciosa, no ser más conversadora, más inteligente o ingeniosa, a veces lamento que me cueste tanto relacionarme, que cosas al parecer tan simples me cuesten horrores, lamento que en mi silencio (más allá que no sea a propósito) pueda alejar al otro, sentirme colgada y fuera de lugar, que me cueste dar mi opinión sobre algo, que no (siempre) me anime a pedir un abrazo, que me cueste sentir algo por alguien (o que me sienta rara porque son ‘cosas’ que no entiendo), que me cueste admitir que estoy triste, que me cueste admitir que quiero que te acerques.

(Si bien, la ansiedad no es la única “culpable”, sino también como fui formándome como persona hasta ser quién soy hoy)

Pero no me imagino siendo de otra manera. Tampoco quiero serlo. Y tampoco quiero que eso me pare. No seré esa chica, no seré esa Emilia, pero soy ésta, y aunque avance torpemente y a paso de oruga, lo estoy intentando.
Más allá que mi acto de espontaneidad, de enfrentarme a situaciones nuevas, sea ponerme en el medio de un puente que cruza la avenida de mi facultad mientras el viento de tormenta agita las flores de los lapachos y los relámpagos alumbran el cielo nublado. Es algo, es bueno, es bello. Y me gusta.
Quiero que me guste. Aunque suene sumamente cursi, quiero gustarme.
Pienso que finalmente lo hago, con sus regresos, con los avances, con todos los defectos y las merdes personales, con todos los cuestionamientos y las quejas.
Y ni la timidez ni la ansiedad diagnosticada son un obstáculo para hacerlo.

To all the invisible people around. 

Anuncios

5 thoughts on ““That’s me: I’m not that”

  1. Puppii Bundo dice:

    Ay Emi, qué hermoso.
    Justamente hay otra chica que planteó este tema y te voy a contar lo mismo que le conté a ella:
    Yo padecí depresión, fobia social y ataques de pánico durante muchos años de mi adolescencia y, recién este año, pude estar mejor porque gracias a Dios terminé la secundaria el año pasado.
    Siempre fui un poco la que quería encajar hasta que comencé a volverme para adentro. Tuve compañeros y ”amigas” que en realidad no eran amigas, que me juzgaban, maltrataban y me hicieron la vida imposible, lo que llevo a que mi diagnóstico se acrecentara, porque la iba piloteando hasta que me cambié de colegio pensando que iba a ser todo mejor y la verdad que me cagaron la adolescencia.
    No confiaba en ellos ni me sentía parte del grupo, por lo que no participé de nada que fuese grupal: ni en el viaje de egresados, ni en estudiantina. Siquiera fui a mi colación (entrega de diplomas) y mucho menos a mi egreso, lo cual me duele un poquito, porque me hubiese gustado disfrutar ese tipo de cosas como una adolescente normal, pero bueno, es lo que me tocó.
    Lo que te quiero decir con todo esto es que se puede salir adelante y es como vos decís: a veces más rápido, otras más lento. A veces vas a creer que no avanzas nada y otras que avanzaste mucho, pero siempre vas a moverte un poco del lugar en el que estabas. Y no va a ser fácil, nunca lo es, pero vale la pena sentirse pleno y feliz como me siento yo hoy.
    No puedo decirte que los síntomas que tuve no repercuten en mí hoy: hay veces que todavía no respiro bien, que no sé qué hacer si alguien quiere hablarme, menos si quieren estar conmigo, porque yo no sé cómo es estar con alguien. Incluso dejé Psicología porque le tenía miedo a los parciales. Siempre vamos a tener miedo y siempre vamos a hacer las cosas mal por el miedo a equivocarnos, pero creo que es parte del humano en general, y no solo de nosotras, las personas con miedo ^^
    Bueno, mejor llamo al silencio porque me extendí mucho, pero no hace ni falta aclarar que me pareció una entrada preciosa y acertada. Creo que a las personas que padecieron o padecen estos temas les va a ser bien, como me hizo bien a mí.
    Un abrazo Emi :)

    1. vosacookie dice:

      Pupii, siento la demora en contestar! Encima este es mi tercer intento, jaja, las netbooks no están de mi lado.
      Sí leí a la chica que escribió sobre la timidez, aun tengo pendiente comentarle.
      En mi caso, tuve la dicha de encontrar un grupo cuando me cambié de colegio. Pero sobre todo en los últimos tres o dos años, en los que ya hice mis amistades. En ese aspecto no la pasé mal (hablando en general, hubo ciertas cosas, como distanciarme de estas amistades luego del secundario, mas aquello ya tiene que ver con otras cosas), pero sí me cuesta conocer gente (y ni hablar de “tener algo” con alguien, es más confuso todavía, jaja), en especial en la fac. A veces lo sufro y me entristece, sentir que a mí me cuesta tanto algo que para el resto no es taaan difícil (a simmple vista, obvio), pero trato de lucharle a eso, o de sentirme mejor escribiendo, sacando fotos o lo que sea, lo más difícil es justamente hacerle frente y actuar, digamos, socializar, jaja, pero trato de hacer cosas, no dejarme atrás. Como decís, no es fácil y no sabemos si va a “parar” alguna vez, pero creo que ya sabremos enfrentarlo de otra manera, vivirlo y no “sufrirlo” tanto.
      Gracias por comentar, fue un placer leerte. Espero hacerlo más seguido, no solo acá sino también en tu blog! :D
      Un abrazo ♥

  2. Shasmine Cianne dice:

    Me pego la ultima frase…ehh A veces voy a un lugar y creo que busco contacto visual para saber si soy invisible o solamente me ignora todo el mundo. Por suerte tuve amigas geniales en la secundaria (en mi segunda secundaria), pero antes también tuve problemas sociabilizando, no es que no tuviera amigas sino que no llegaba a confiar en ninguna. Cuando caí en el confort de tener amigas de una vez por todas sentí que iba a venir un día en que ellas no iban a estar e iba a volver esta cosa de “relacionarse”. Por ahora sigue siendo catastrófico, a mi me gusta estar sola a veces y a veces soy callada, pero la gente piensa que no se hablar o que tengo ansiedad justamente. Pero todo lo contrario, hablo un montón, solo que sé cuando quiero estar callada. Me molesta que a veces no sé no confíen en que puedo actuar algo o decir un discurso mínimo porque piensan que no se hablar o que tengo fobia social, lo detesto. Últimamente, encima me estuve sintiendo muy diferente al resto, no sé porqué siempre fui de sentirme así, pero como que me afecta más. Ya sé que no cuento como “chica normal”, pero eso tampoco significa que nadie se acerque a mi, no muerdo y sí hablo cuando tengo que hablar. En fin esta confusión este introvertido, tímido y ansiedad me perjudica todo el tiempo, espero nunca jamas escuchar “ella no habla mucho”, porque en fin no es verdad…hablo demasiado ajajaj…Buenísima entrada,…saludos…yo también hice una entrada, es genial esta iniciativa :D

    1. vosacookie dice:

      Hola! ¡Gracias por comentar! ♥
      No creo que existan las personas normales, jaja, pero coincido en que llega a un punto que es molesto, como te ignoran, se burlan o como enfatizan cuando sos callada, ya sea porque no tenias ganas de hablar o porque te cueste socializar. Se lo irá resolviendo en el momento me imagino, cada situación es diferente por lo que nosotros y como reaccionemos también lo es. Es complicado el tema, che, jaja.
      Gracias por escribirme♥
      Saludos!

  3. Aylén dice:

    Me declaro una colgada total. Esto lo escribiste el año pasado y NO LO LEÍ no chau me mato ahre. Bueno, acá estoy Emi :) ¿sabías que escribís súper genial? Lo hacés muy bien y me encanta leerte, vos sos del tipo de “comunicadora” como yo: comunicadora de la escritura jaja. Porque así como decís que no sos buena hablando y que la carrera tiene muchas cosas que te asustan (a mí igual, porque me cuesta comunicar oralmente las cosas), sos muy buena comunicando de esta manera, así que no hiciste mal en elegir la carrera. Te lo digo yo y además porque me pasa lo mismo.
    Mirá, yo empecé a ir a la psicóloga el año pasado por todos estos problemitas jajaja. Y fijate vos, que soy tan ansiosa, que me diagnostiqué de ansiedad antes de que lo hiciera mi psicóloga jajaja y la verdad es que sí, soy una persona ansiosa (tengo ansiedad con todas las cosas, no solo en lo social u.u). Pero es porque soy insegura y algo introvertida, también soy tímida, por supuesto. Todo eso desemboca en mi ansiedad y de repente soy todo lo que no quiero ser. Me re cuesta expresarme oralmente sin miedo y sin inseguridades. Necesito generar muchísima confianza en mí misma y me cuesta horrores. Podría ser menos ansiosa, pero la inseguridad y la poca confianza que tengo en mí me lo impiden. Por eso tengo que trabajar bastante en mi autoestima, pero soy pésima jajaja.
    En fin, son problemas personales que nos tocan en la vida y que hay que enfrentar. Por eso son personales, para superarnos a nosotras mismas y crecer o subir de nivel, como quieras decirle (?).
    También es cuestión de aceptarnos a nosotras mismas, si vos sos callada, no te podés obligar a hablar todo el tiempo porque así no sos… eso no es lo que sos. Y los demás lo pueden entender, todos tenemos nuestras cosas y no todos somos súper seguros/extrovertidos, los humanos somos inseguros por naturaleza y por eso el mundo está así (?) bue jaja.
    Te banco bocha, seguí con la carrera que sé que vas a tener éxito en esto. Que tu personalidad no te impida a ser comunicadora! Vos podés Emi! <33

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s