“Some people you just didn’t get–and never would get.”

Como siempre, empiezo con una introducción (egocéntrica y narcisista, si quieren) acerca de mi.

“I had a feeling there was

something wrong with me.

I guess I was a mystery even

to myself.”

No soy una persona de muchas palabras , no en un principio al menos, o no sobre temas demasiado íntimos, no soy muy consciente de esto en realidad, me doy cuenta de lo reservada que puedo llegar a ser solo si alguien me lo dice (por lo general).
¿Por qué comento esto? Debido a que, dada esta falta de… comunicación si se quiere, he llegado a preguntarme cosas acerca de la gente a mi alrededor, con la que convivo, con la que comparto; me cuestiono cuánto los conozco, qué sé sobre ellos, cómo son fuera de casa, qué tanto me cuentan, cuál es su película favorita, qué libro o canción los ha emocionado hasta las lágrimas, qué rutina consideran indispensable (el desayuno, por ejemplo). No sé, ese tipo de preguntas, temas que me interesan, que me importan. No porque quiera saber todos sus “secretos” o porque crea que debo saber todo, hay temas que a veces uno no quiere comentar y esa intimidad está muy bien, va más por el lado de la confusión y del aturdimiento, a veces me siento muy perdida, arrastrada por ese vaivén de la incertidumbre, en ese futuro que no sé como se dará y en esas relaciones de amistades, de familia, que  a veces las siento muy superfluas.
Claro que es una exageración, pero esa sensación de alienación no siempre se va.

“Maybe we just lived

between hurting and healing.”

Ser reservados es una cosa de familia, al parecer, o que todos en casa fuimos adoptando de alguna manera. Incluso sin darnos cuenta de ello. Es más, siempre me sorprende un poquito cuando recuerdo que, cuando era una niña, era más curiosa y… osada, si se quiere. Diferente a mi hoy. No es que no me guste como soy, con todo el paquete que llevo, sino que me pregunto que cambió.

You see you’re just like everyone
When you share your falls
All you want to do is run away
And hide all by yourself
When there’s fall, there’s fall
There’s nothing else

A pesar de todo, con los años fui encontrando otros modos o instantes que me permitieron conocer un poco más a las personas con las que crecí. Uno de ellos es los viajes en auto, escuchando música y a veces conversando de cosas triviales. Si me leyeron antes, sabrán que esos momentos son mis “instantes infinitos”. Quizás no intercambiemos palabras demasiado “profundas”, ni mucho menos abrazos, ni sepa qué libro les gusta más o qué es aquello que les apasiona (no se suele mencionar mediante palabras), pero pude acercarme e intercambiar unos minutos con ellos a través de la música, prestándonos algún libro, viendo alguna serie o viajando en auto. No es todo, no está precisamente cargado de sentido, pero para mi sí lo fue. Sí vi algo detrás (o quise ver). No creo que al entregar un libro estés simplemente entregando un relato olvidado, estás entregando parte de vos mismo y esta acción define y cambia a todos los participantes. Nos construimos a nosotros mismos con las historias que nos contamos, con los relatos que nos cuentan, cuando pronuncian nuestros nombres.

“But love was always something heavy for me.

Something I had to carry.”

No obstante, olvido que esta sensación de tristeza, de añoranza no está solo en mi. Es difícil dejar de lado mi nube personal, con todo mi egoísmo y preocupaciones, aquella en la que solo interesa lo que yo estoy sintiendo. A veces olvido que la tristeza, la nostalgia y el andar perdido o desorientado puede afectar a la gente a mi alrededor, no soy la única que puede sentirse sola, inútil y/o perdida.
Una serie de pequeños actos me hicieron pensar que mis padres, mis hermanos y mi sobrina, al igual que yo, pueden sentirse muy solos:

“We all fight our own private wars.”

Hoy hablaré especialmente de mi papá. Una de las canciones que me recuerda a él es Morningside de Neil Diamond, no es una canción específicamente feliz, más bien es triste, parte de ella. Cuando hago mi propia interpretación de esta canción, pienso en él, porque a veces temo que esté muy solo, que se sienta muy solo. Y no puedo evitar descubrir que nos parecemos más de lo que me imaginaba.
El tema dice:

“he left a table made of nails and pride
and with his hands he carved these words inside
“for my children”

Bueno, cambio esas ultimas palabras y publico: For my father, for my brother, for my niece, for my sister and mother, for my family.
No planeo hacer una entrada diciendo cuánto quiero a mi familia o algo por el estilo, en realidad considero que las relaciones duelen (así como son hermosas), que el afecto no es algo natural, sino que surge a medida que compartimos y convivimos. Las familias no son como te las venden en las películas o en las publicidades. Son mucho más complejas que eso.

(En realidad no estoy segura que quiero conseguir con esto, una descarga tal vez)

Al menos quiero decir (le) que, a pesar de la bronca, de los choques, de las diferentes formas de pensar, del dolor, del miedo y del rechazo, no estás solo. (O quizás sí lo estemos al fin y al cabo, y tengamos que arreglárnosla por nuestra cuenta.) Pero quiero decir que a mi sí me importaste, a mi me importas. Esto no es algo menor.

Y así como me importas, necesito que me dejes ir.

“I don’t always have to understand the people I love.”


No me gusta abandonar el blog por tanto tiempo.

A pesar que no me guste como escribí esta entrada (y eso que la revisé y corregí varias veces), necesitaba hacerla.

Anuncios

2 thoughts on ““Some people you just didn’t get–and never would get.”

  1. Aylén Fuente dice:

    ¡Hola Emilia! Soy Aylén la que te sigue en twitter (?) entré porque tenía ganas y curiosidad. Sabés que me gustó mucho tu prosa? Tu forma de escribir, de expresarte y pensar… creo que sos de las mías, de esas que reflexionan siempre por cosas así y que les sale la filósofa de adentro. Me gustó todo lo que planteaste, es muy cierto que la familia es algo súper complejo, mucho más que lo que se muestra en las publicidades. Así que concuerdo totalmente.
    Yo hasta hace unos días publiqué una reflexión tipo así, pero sobre la sociedad en general. Si querés pasar a leerla genial, porque estás invitada ah. Así filosofamos juntas :)
    Un gusto.

    ¡Saludos, nos leemos!

    Aylu.

    1. vosacookie dice:

      Gracias por comentar! ♥ Me hace mucha ilusión.
      Ahora mismo pasó a curiosear tu blog! Me gusta encontrar gente que escribe sobre este tipo de cosas, o sobre lo que le gusta en sí y me transmita su emoción.
      Gracias por leer y comentarlo♥
      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s