Ari y Dante, y las personas invisibles.

Ignoremos que el título es bastante… bleh. La entrada en general, no me salió como me hubiera gustado. Creo no transmitir lo mucho que me gustó el libro, ni tampoco hago un gran análisis, describiendo lo positivo y negativo, sino un comentario muy pequeño.

Esta entrada es sobre el último libro que leí y que quiero comprarlo desesperadamente ♥  “Aristoteles y Dante descubren los secretos del universo”, por Benjamín Alire Sáenz.

Posibles spoilers, están advertidos.

¿Por qué deben leer este libro? Básicamente porque es precioso, y a mi me gustan los libros preciosos. Una vez que un libro me ha llegado, me ha golpeado y movido de mi lugar, se convierte en uno de mis favoritos. Puede estar maravillosamente escrito, tener un gran reconocimiento por personas que saben mucho más de literatura que yo o, de lo contrario, no tener grandes críticas, recibir comentarios negativos o tristemente pasar desapercibido por completo pero, sí me ha tocado, voy a dejar todo eso de lado.

Por supuesto, hay mucha variedad de gustos y pasiones. Hoy, solo vengo a comentarles los míos.

Encontraran una mejor sinopsis en otros blogs, pero les comentó (muy) brevemente que el libro trata sobre Ari, una persona solitaria y que, en ocasiones, se siente ajeno en su propia casa y consigo mismo. Más tarde, conoce a Dante, se hacen amigos y empiezan a crecer, volverse adultos, con todo lo que eso acarrea. Hablan, en especial Dante, sobre sus vidas, sus familias, sus sueños, lo que aman, lo que viven, o no hablan de algo significativo en particular. Un tema bastante tocado. Pero entonces, ¿por qué lo considero tan bonito e importante?

Algo que puedo decir, es que el libro habla sobre personas dañadas. Lastimados por sus familias, por sus amigos, por si mismos. No necesariamente dañados en un sentido físico, sino de esas heridas que no se ven, invisibles en un comienzo (o siempre), y que van creciendo a la par de uno, para transformarse en un monstruo que nos aterroriza. Alimentados por lo que ocurre a nuestro alrededor, por los comentarios de otros, por las expectativas que tienen otros con uno, por el amor que sienten, por uno mismo.
Finalmente, descubrimos que no solo somos la víctima, sino también el monstruo. No solo el blanco, sino el que lanza la flecha.

But love was always something heavy for me. Something I had to carry.

Ari es uno de los personajes mas tristes que leí hasta el momento, él siente todo, pero se convence que no lo hace, se obliga a callarlo porque así es como funcionan las cosas consigo mismo, y con su familia. Se avergüenza y le aterra enfrentarse no solo a los secretos que hay en ella (a todo aquello que se calla, se niega), a lo que hará con su vida, a Dante, sino también a las guerras que hay dentro de él.
Simpatizar con él fue inevitable.

Con Ari, quizás encuentren plasmados esos pensamientos que no te dejan dormir de noche, te atormentan. Te hacen sentir perdido, fuera de lugar. Esos momentos que uno termina guardando, para evitar preguntas, miradas o generar preocupaciones que te hacen sentir incómodo o presionado.
Ari no solo está asustado de enfrentarse a complicaciones, quedándose en el molde y callando para evitar todo tipo de confrontación. Le teme a ser feliz, a esos efímeros instantes de felicidad.

I had a feeling there was something wrong with me.

I guess I was a mystery even to myself.

Dante. No hablo demasiado de él, es difícil cuando simpaticé tanto con Ari. Pero definitivamente es la otra cara de la moneda, y un personaje precioso también. Quizás mucho mas intrépido, decidido y curioso. Un momento realmente precioso es cuando Ari dice algo así como que Dante lleva la risa dentro, y le cuesta no dejarla salir.
No quiero decir que sea un personaje todo positivo y sin preocupaciones, un chico Hakuna Matata; él también tiene su lado triste. Solo que, al menos yo, no lo vi tan claramente como lo hice con Ari.
Como dice el libro, todos tenemos nuestras propias guerras.


I’ll always hate shoes

Además, tiene problemas con los zapatos, aprietan los pies de uno y no los dejan ser libres. Siempre está buscando la manera de deshacerse de éstos. ¿Cómo no tenerle cariño a Dante?

“Words were different when they lived inside of you”

El final no me convenció del todo. Esto ya de quisquillosa. Porque me hubiese gustado que Ari se diese cuenta solo de sus sentimientos y los aceptara, que se enfrentara él solo a sí mismo, a lo que niega, y lo asumiese. Con un leve empujón al momento de llevar a cabo algo (conociéndolo, le tomaría mucho tiempo hacer algo al respecto).
No es el caso y sus padres tienen que decírselo. A esto lo encontré un poco… atropellado(?).

De todas formas, la historia es hermosa.

Ya he dicho antes que adoro las historias con personajes no extraordinarios o que, si fuesen reales, probablemente el mundo no se percataría de su presencia. O lo haría de una manera muy superficial, y omitiría todas las risas y gritos que llevan en su interior.
Los personajes y las personas invisibles me gustan, quizás porque me parecen los más preciosos.

Do you think it will always be this way?”
“What?”
“I mean, when do we start feeling like the world belongs to us?”
I wanted to tell him that the world would never belong to us. “I don’t know,” I said. “Tomorrow”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s